lunes, 20 de octubre de 2014

ARROZ CALDOSO CON ALUBIAS Y POLLO

Plato contundente donde los haya, de esos que en otoño e invierno apetecen al medio día bien calentitos y que consigue que dejemos el plato vacío cucharada tras cucharada ;)
Nunca había preparado arroz caldoso, y una vez más la propuesta del grupo Desafío en la Cocina me ha "obligado" a hacerlo. Y creo firmemente que esta receta ha entrado en mi casa para quedarse porque seguro que la repito ;)





Empezamos preparando un caldito casero de pollo.




Ingredientes:
200g de pechugas de pollo deshuesadas
una zanahoria
1 nabo
1 puerro
1 patata pequeña
un poco de tocino
sal
agua

Se ponen en el vaso de la Thermomix todos los ingredientes menos la sal, lavados y troceados en pedazos grandes. Se cubre con agua hasta la marca de los dos litros y programamos 40 minutos, 100º velocidad 1.
Lo probamos y añadimos la sal que sea necesaria.

Después empezamos a preparar el arroz caldoso. Esta receta la saqué del blog Velocidad cuchara, aunque cambiándole en parte algunos ingredientes y modificando los tiempos de preparación.
Necesitamos:
1 tomate
1 diente de ajo
50g de aceite de oliva
400g de pechuga de pollo
400g de alubias blancas
sal
pimentón dulce
el litro de caldo de pollo
140g de arroz

En el vaso de la Thermomix ponemos el tomate y el ajo, y trituramos 15 segundos a velocidad 6. Sacamos y reservamos.

En el vaso ponemos el aceite de oliva y montamos la mariposa en las cuchillas (ya no quitaremos este accesorio), y programamos 3 minutos, 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
Después añadimos las pechugas de pollo troceadas. El tamaño dependerá de cómo os las queráis encontrar después en el plato. Programamos 5 minutos, temperatura Varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
Añadimos las alubias blancas. Si son de bote habrá que lavarlas antes para quitarles el líquido en el que van envasadas. Programamos 6 minutos, temperatura Varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
Añadimos el tomate y el ajo que habíamos triturado en el primer paso junto con la sal y el pimentón, y programamos 2 minutos, temperatura Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.
Añadimos el caldo de pollo y el arroz, y programamos 100º, 18 minutos, giro a la izquierda, velocidad cuchara.





Cuando pare ya estará listo para comer.
Está buenísimo, de lo más apetecible y más ahora que el frío parece que ha venido para quedarse.





Si queréis ver el resto de recetas de los compañeros del Desafío sólo tenéis que pinchar aquí:



¡Un beso!

lunes, 13 de octubre de 2014

PECHUGAS DE POLLO CON JAMÓN, HUEVO Y UN MONTÓN DE COSAS MÁS

¡No llego! No sé qué pasa pero desde que volví a la rutina ando justísima de tiempo. Apenas tengo tiempo de cocinar, y mucho menos de experimentar con recetas para después hacer fotos, redactar la entrada y publicarla en el blog. Así que llevo una temporada que en lugar de dos recetas a la semana estoy publicando una ;)




O también puede que sea debido a que llevo sin vacaciones 7 meses y el cuerpo lo va notando. 
Pero no pasa nada porque en menos de un mes estaré de nuevo viendo mundo :D
Y segurísimo que vuelvo con las pilas bien cargadas para poder seguir mi ritmo de recetas y publicaciones.





Este fin de semana aunque no haya sido muy casero, por fin he tenido tiempo de probar una nueva receta. 
Son unas pechugas de pollo al horno acompañadas de jamón serrano, huevo cocido, mayonesa, mostaza, miel, queso, cebolla y unas estupendas patatas.

Es un invento que nos ha encantado. La base de la receta la saqué del blog La rana de azúcar, y luego modifiqué cosas. El pollo al horno lo hacemos bastante y siempre intentamos cambiarle algún ingrediente. 
Cada bocado es una mezcla de sabores que combinan bastante bien. Además se preparan rápido y luego prácticamente se hacen solitas en el horno ;)






Ingredientes para 3 filetes:
2 patatas grandes
1/2 litro de caldo de pollo
orégano seco
sal 
pimienta
hiervas provenzales
3 filetes de pechuga de pollo
4 cucharadas de mayonesa
1 cucharada de miel
1 cucharada de mostaza 
3 cucharadas de cebolla frita
2 huevos cocidos
3 lonchas de jamón serrano
queso rallado

Precalentamos el horno a 210º
Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas de 1 cm de grosor aproximadamente. Las freímos en abundante aceite hirviendo durante unos segundos. Las colocamos en la bandeja donde vamos a hornearlas junto con el caldo de pollo, orégano seco, sal, pimienta y unas pocas hiervas provenzales.
Metemos a hornear hasta que estén blandas. En mi caso estuvieron unos 30 minutos.

Mientras vamos preparando el pollo.
Ponemos los huevos a hervir hasta que estén cocidos. Los pelamos y cortamos en rodajitas. Reservamos.
En una sartén freimos el jamón serrano hasta que quede crujiente. Rerservamos.
Salpimentamos los filetes y los freímos en la misma sartén con unas gotas de aceite. Los reservamos.
En un recipiente mezclamos la mayonesa con la miel, la mostaza y la cebolla frita.

Ponemos las pechugas encima de las patatas que tenemos en el horno.
Las colocamos y justo encima del pollo ponemos el huevo, el jamón, una capa de la mezcla que habíamos hecho con la mayonesa, y por último queso rallado.
Lo horneamos todo unos 15-20 minutos.




Estarían listas para comer.

Lo que os decía, cada bocado es una mezcla estupenda de sabores. En casa han gustado tanto que ya me están pidiendo que repitamos la receta ;)




Que tengáis un buen comienzo de semana. Yo voy a ver si consigo organizarme algo mejor para cocinar un poco más. ¡Un beso!

lunes, 6 de octubre de 2014

DIP DE QUESO FUNDIDO, TOMATE Y BACON

¡Buenos días! En pleno octubre y ya va apeteciendo pasar las tardes en casa sentado frente a la televisión, con una mantita y disfrutando de una buena peli o alguna serie mientras cenamos algo calentito. Yo estoy enganchadísima a las series, ¡son un vicio!




Actualmente estoy viendo Boardwalk Empire, The Good Wife, The Big Bang Theory, Juego de Tronos, Orange is the New Black y Mad Men. 

Algunas veces tengo tanta prisa por ver los nuevos capítulos que ni siquiera espero a que los doblen y los veo en inglés ;)
Y cuando alguna serie termina definitivamente, ¡hasta me da tristeza! No sé si al resto de la gente le pasa, pero a mí sí, jajaja. No sé si tendría que hacérmelo mirar por un médico especializado... ;)




Este sábado fue uno de esos días caseros de series y mantita, y para cenar nos apetecía algo rápido y rico, así que preparamos este dip.

Necesitamos:
300g de queso provolone
1/2 tomate
5 lonchas de bacon ahumado
orégano seco
1 bote de Pringles sabor jamón (venían en la Degustabox de este mes, una caja genial!)

Encendemos el horno a 200º
Troceamos el bacon, y en una sartén con unas gotitas de aceite lo marcamos.
Troceamos el tomate en pedacitos muy pequeños.
En un recipiente apto para el horno ponemos el queso, el bacon, el tomate picado y el orégano, y lo horneamos durante 15-20 minutos o hasta que veamos que el queso se ha fundido.

Lo sacamos del horno y con ayuda de unas patatas Pringles lo vamos cogiendo y comiendo poco a poco. 
El queso se queda fundido y junto con el sabor de las patatas y del bacon queda buenísimo. 




Me encanta dipear ;)




Como el invierno será largo y la previsión es que tendré que pasar muchas tardes de frío metida en casa disfrutando de la tele en mi tiempo libre, agradezco si alguien me quiere dar ideas sobre más series. ¡Yo estaré profundamente agradecida! Un beso :D

martes, 30 de septiembre de 2014

EMPANADILLAS DE CHOCOLATE, LA DEGUSTABOX DE SEPTIEMBRE

¡Buenos días! ¿Cómo estáis llevando los primeros días del otoño? Yo encantada de la vida, adoro los días nublados y lluviosos, el fresquito mañanero que me obliga a usar una chaqueta, pasar alguna tarde frente a la tele tapada con una manta fina y con una taza de leche calentita, ir a las tiendas a por ropa de manga larga, ponerme a estudiar de nuevo, pasear y disfrutar de esos colores marrones, rojos y amarillos que empiezan a rodearnos... Y por supuesto, ¡no hacer pereza para encender el horno!






La primera receta con horno del otoño ha sido ésta que os enseño hoy, empanadillas de chocolate. 
Fáciles y rápidas, ideales para cuando las sobrinas, o los amigos de vuestros hijos, o los vecinitos del bloque se presentan de repente y sin avisar en casa a la hora de la merienda ;)
Y no nos engañemos, ideales también para zampártelas tú mism@ sin ninguna excusa aparente :D






Para hacerlas he utilizado uno de los productos que vienen en la Degustabox de este mes, como siempre cargadita de productos de alimentación, de marca, y algunos de ellos totalmente novedosos en el mercado.
Este mes venían productos de la marca Zico, Argal, Bypepa, Gerble, Maruchan, Gogo Squeez, KrispRolls, Manneken Pis, Veldis, Me Tonic, Nocilla, Tampico y Pringles.

Si queréis más información de la Degustabox sólo tenéis que pinchar aquí para ir a su página, aquí para su Facebook o aquí para su Twitter utilizando el usuario @Degustabox.
Y si os animáis a comprarla os dejo este código: P7Z8Z, para que la primera caja os salga por tan sólo 9,99 € gastos de envío incluidos, en lugar de los 14,99 € que cuesta habitualmente.





Ingredientes:
10 obleas de empanadillas
1 bote de Nocilla almendras
azúcar glass

Precalentamos el horno a 200º.
En el centro de cada oblea ponemos dos cucharaditas de Nocilla. Lo cerramos y unimos los bordes con ayuda de un tenedor.
Las metemos al horno durante 10-15 minutos aproximadamente o hasta que veamos que la masa empieza a tostarse.

Las sacamos, espolvoreamos un poco de azúcar glass por encima y las dejamos enfriar durante 5 minutos.


Y ya están listas para comer ;)





Ya os lo dije, más fácil imposible. 
Si os apetece también podéis poner un poco de mermelada junto con la Nocilla, o crema de cacahuete, dulce de leche... Lo dejo que me empiezo a emocionar de pensar en tantas posibilidades y tan golosas. ¡Un beso!

lunes, 22 de septiembre de 2014

CALZONE DE ESPINACAS Y QUESO, EL RETO DE SEPTIEMBRE

¡Buenos días! Hoy tengo ganas de confesar, y confieso que una de las pocas verduras que me gustan son las espinacas. Quizás será porque las asocio con Popeye y la fuerza sobrehumana que le daban cuando se las tomaba nada más salir del bote ;) 
¿Os acordáis de esos dibujos animados? A mí me encantaban.






Esta vez las he utilizado para rellenar una calzone. 
También he aprovechado para experimentar con una nueva masa casera. Es la primera vez que me ha dado por hacer pizza calzone en casa.
Es una variedad de la pizza que también viene de Italia, concretamente de Nápoles, y que consiste en cerrar la masa completamente haciendo que el relleno quede dentro. 
Una delicia a la que se le puede ir variando los ingredientes.




Ingredientes para dos calzone:

Para la masa:
120ml de agua
25ml de aceite de oliva
20g de levadura fresca
250g de harina de fuerza

Para el relleno:
200g de espinacas troceadas
2 cucharadas de piñones
sal 
pimienta molida
50g de queso de cabra

Empezamos con la masa.
En el vaso de la Thermomix ponemos el agua, el aceite y la levadura, y programamos 2 minutos , 37º, velocidad 1.
Añadimos la harina y la sal, y programamos 1 minuto, vaso cerrado, velocidad espiga.
Sacamos la masa del vaso, la metemos en una bolsa de plástico, la cerramos y la dejamos 30 minutos.

Pasado ese tiempo la dividimos en dos partes iguales y las estiramos muy finas intentando darle forma redondeada y ayudándonos con un rodillo. Ya tendremos dos círculos estirados de masa, uno para cada pizza calzone.
La dejamos así 30 minutos más.




Mientras vamos preparando el relleno.
Cocemos las espinacas y cuando estén listas las escurrimos para quitarles el agua. 
Las ponemos en una sartén y las salteamos junto con los piñones, sal y pimienta.





Lo colocamos en medio de la masa de la calzone, añadimos 25 gramos de queso de cabra en cada uno, las cerramos, y las metemos al horno durante 25-30 minutos a 220º, o hasta que veáis que se va tostando.

Y ya estaría lista para comer.


Viendo el resultado no va a ser la última calzone casera que comamos en casa ;)





Con esta receta quiero participar en el Reto Color y Sabor de Temporada que nos ha propuesto Pilar. Teníamos que elegir entre melón o espinacas, y esta vez me he lanzado con las verduras para una receta salada. 
¡Un beso!





sábado, 20 de septiembre de 2014

BOSTON CREAM PIE, HA VUELTO EL DESAFÍO

Estamos a 20 de septiembre y eso significa por encima de todas las cosas que... ¡ha vuelto el Desafío en la Cocina! Estaba deseando, no nos engañemos. Tanta tranquilidad en la cocina ya me aburría y además volvemos a la carga con una receta dulce que me encanta, el  Boston Cream.
Podíamos hacerlo en cualquier versión y yo he elegido un Boston Cream Pie.






Su preparación es muy sencilla. 
Para cumplir con el Desafío se nos pedía que llevara una parte seca que aunque normalmente es bizcocho se podía variar. Yo he elegido hacer una base de galletas y chocolate.
También debía llevar crema pastelera. La mía es de vainilla.
Y por último un ganache de chocolate que en mi caso es de chocolate negro.





Con esta combinación no se puede fallar, y más cuando eres una gran fan del Boston Cream como es mi caso :D


Ingredientes
Para hacer la base:
12 galletas tipo Digestive
2 cucharadas de nata para montar
4 cucharadas de crema de cacao (Nocilla, Nutela...)
1 cucharada de margarina derretida

Para la crema pastelera:
100g de azúcar
500g de leche
50g de maizena
3 huevos
1 cucharadita de vainilla

Para el ganache de chocolate:
100ml de nata para montar
120g de chocolate negro especial para repostería
1/2 cucharada de margarina

Empezamos preparando la crema pastelera.
En el recipiente de la Thermomix ponemos todos los ingredientes y programamos 7 minutos, 90º, velocidad 4.
Cuando se pare vertemos el contenido en un bol, lo tapamos con film transparente y lo reservamos.

Preparamos la base de la tarta. 
Cubrimos con una fina capa de margarina las paredes y la base del recipiente donde vayamos a hacer la tarta.
Después trituramos las galletas. En la Thermomix se hace en 6 segundos a velocidad 6.
Añadimos la nata, la crema de cacao y la margarina derretida, y lo mezclamos bien.
Lo extendemos por la base y paredes del molde con ayuda de un tenedor, y lo metemos al frigorífico durante 10 minutos.




Mientras preparamos el ganache.
Calentamos la nata hasta que rompa a hervir, echamos el chocolate troceado y removemos con una cuchara hasta que esté totalmente deshecho en la nata y tenga un color brillante.
Añadimos la margarina y removemos hasta que esté totalmente integrada. 
Reservamos

Es el momento de montar el pastel.
Encima de la base de galleta ponemos la crema pastelera y con ayuda de una espátula la dejamos lisa.





Encima ponemos el ganache.
Lo metemos al frigorífico durante un par de horas aproximadamente y ya está listo para comer.

Bueno no, buenísimo. En casa nos encanta la crema pastelera y si la combinas con chocolate pues todavía nos gusta más ;)






Desafío de septiembre hecho. Ahora vamos a ver qué receta nos depara el mes de octubre. 
Si queréis ver todos los Boston Cream del grupo sólo tenéis que pinchar aquí




¡Un beso!

lunes, 15 de septiembre de 2014

HELADO DE CHOCOLATE BLANCO Y KIT KAT, REPASANDO LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

Ya estamos de lleno en septiembre, el mes de las "segundas oportunidades" ;)
A primeros de año te propones mil cosas que prometes empezar a hacer justo después de comerte las uvas. Los primeros días del año se medio lleva, pero pasadas unas semanas la historia cambia...




Por eso cuando llega septiembre con la vuelta al cole, al trabajo y a la rutina en general, es como si el año te diera una segunda oportunidad de retomar esos buenos propósitos que hicimos en enero. Además, todo el mundo se merece una segunda oportunidad y nosotros no vamos a ser menos :D




He repasado mis propósitos de enero y oye, no lo he hecho nada mal durante estos 9 meses. Estoy bastante orgullosa de mi persona ;)
Como más sano, hago más ejercicio, he aprobado el B1 y el B2 de inglés en la Escuela Oficial de Idiomas, voy a empezar a estudiar alemán, he aprendido a distanciarme de las personas "tóxicas" (esas que crean mal rollo alrededor) y lo que es más importante para el blog: hago helados caseros!!!

Con este de chocolate blanco y Kit Kat cookies and cream he encontrado el que por el momento es el más cremoso de todos los que he hecho. Y está rico como para empezar a meter la cuchara y no parar... ¡un vicio!





Ingredientes:
560ml de nata para montar que esté fría
200g de azúcar
1 pellizco de sal
170g de chocolate blanco especial para postres, partido en pedacitos
250ml de leche entera
1 cucharadita de esencia de vainilla
90g de Kit Kat cookies and cream (lo conocí gracias a la Degustabox de agosto)
90g de Kit Kat 


Siguiendo las instrucciones del fabricante, congelar el recipiente de la heladera. El mío lo tuve que meter durante 15 horas al congelador.

En un cazo ponemos la nata con el azúcar y la sal, y lo calentamos hasta que rompa a hervir.
Lo retiramos del fuego y añadimos el chocolate blanco troceado, removiendo hasta que esté totalmente derretido en la mezcla.
Añadimos la leche y la vainilla, removemos hasta que se integre.
Dejamos que se enfríe durante una hora aproximadamente y lo metemos al frigorífico, donde deberá estar unas 24 horas.

Pasado este tiempo montamos la heladera, y cuando esté en funcionamiento vamos añadiendo poco a poco la mezcla. 
Este helado tarda algo más en mantecar que el resto de los que he hecho hasta ahora. Lo tuve 20 minutos. 
Sin parar la heladera añadimos unos 70 gramos de Kit Kat cookies and cream y otros 70 gramos de Kit Kat normal, todo troceado.
Lo dejamos mantecar unos 10 minutos más.
La mezcla resultante la ponemos en un recipiente apto para congelador. Ponemos el resto de Kit Kat troceado en la parte de arriba, lo tapamos y lo metemos al congelador durante 4 o 5 horas más.




Listo para comer. Tiene un sabor genial a chocolate blanco, es cremoso y estás deseando que te toque un pedacito de Kit Kat para comprobar que con ese complemento todavía puede estar más rico :D
¡Un beso!

 

Blog Template by YummyLolly.com