jueves, 22 de enero de 2015

TIMBAL DE AGUACATE Y LANGOSTINOS

Con las recetas que pongo últimamente en el blog, ¿se nota que estoy a dieta? Jajaja, yo creo que al menos un poquito sí ;). Hay temporadas en las que el dulce tiene que estar un pelín apartado y parece ser que ésta es una de ellas. Así que para hacerlo más llevadero voy variando los ingredientes y las presentaciones ;) 






Esta vez os presento mi último invento, un timbal de lechuga, aguacate, langostinos y melocotón. Todo acompañado de una salsa rosa casera.




Para dos timbales necesitamos:
lechuga picada
1 aguacate
20 langostinos
2 melocotones en almíbar

Para la salsa rosa:
4 cucharadas de mayonesa (si es baja en calorías mucho mejor para nuestro propósito)
4 cucharadas de ketchup
6 gotas de tabasco

Colocamos el aro para hacer el timbal sobre un plato.
Picamos la ensalada con ayuda de una tijera y la colocamos como base de nuestro timbal.
Le quitamos la piel al aguacate, lo troceamos y lo colocamos sobre la lechuga.
Pelamos los langostinos, los troceamos y los ponemos sobre el aguacate.
Escurrimos los melocotones, los troceamos y los colocamos sobre los langostinos.
Retiramos el aro y nuestro timbal ya estaría formado.

Preparamos la salsa mezclando todos los ingredientes y se la añadimos al timbal.


Si no tenéis aro también la podéis presentar en un bol. Queda así de apetecible y está igual de rica.






Si también estáis a dieta desde aquí os mando mucho ánimo. Lo duro que es, sobre todo cuando las tentaciones chocolateras nos rodean continuamente!!! ;)
Un beso y muchas gracias por estar siempre por aquí :D

martes, 20 de enero de 2015

KING CAKE CUPCAKES, YA LLEGA EL MARDI GRASS

El King Cake es un dulce típico de la etapa posterior a la Navidad, la epifanía. En algunos lugares está también asociado a la llegada del carnaval o Mardi Grass.
En España su equivalente sería el roscón de Reyes. Pero el King Cake ha ido evolucionando y en EEUU se preparar sobre todo en la zona de New Orleans, se decora con los colores morado, dorado y verde, se prepara con sabor a canela y en su interior se suele meter un muñequito de un niño.






En New Orleans fue un dulce muy importante tras el paso del huracán Katrina, ya que les encargaban king cakes de todas partes de país y ayudó a levantar la economía de la zona.
Y otro dato más. Durante el Mardi Grass (su carnaval), la gente lleva collares con cuentas metálicas de los colores típicos del King Cake. Por eso a mi versión en cupcakes los he decorado con esas bolitas metálicas.




Todo esto es fruto de una labor de investigación tremenda realizada a raíz del Desafío en la Cocina de este mes ;)





Para hacer 12 king cake cupcakes necesitamos:
3 huevos
1/2 yogur natural
1/2 vaso del yogur lleno de aceite de girasol
1 vaso del yogur lleno de azúcar
1 y 1/2 del vaso del yogur lleno de harina
1/2 sobre de levadura
 cucharadas de canela

Para la buttercream:
250g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
3 tazas de azúcar glass
colorantes de color  morado, amarillo y verde

Bolitas metálicas comestibles para decorar
Azúcar de color verde y amarillo para decorar


Empezamos precalentando el horno a 180º
En el vaso de la batidora batimos los huevos a velocidad alta durante un par de minutos.
Añadimos el medio yogur y batimos a velocidad un poco  más baja.
Poco a poco y sin dejar de batir vamos añadiendo el aceite, el azúcar, la harina, la levadura y la canela.

Distribuimos la mezcla en las 12 cápsulas de papel y horneamos durante unos 30-35 minutos o hasta que metiendo una brocheta ésta salga limpia.
Los sacamos y dejamos que se enfríen.

Preparamos la buttercream. En el vaso de la batidora ponemos la mantequilla y mezclamos a velocidad alta hasta que se forme una crema. Poco a poco y sin dejar de mezclar añadimos el azúcar glass.
Dividimos la mezcla en tres y cada una la teñimos de un color: morado, verde y amarillo.
Ponemos en mangas pasteleras y decoramos los cupcakes.

Añadimos azúcar de colores y perlitas metálicas comestibles para decorar.






Esta entrada va a ser de lo más colorida, así que si os animáis a ver lo que han hecho el resto de compañeras del Desafío, sólo tenéis que pinchar aquí.




Un beso!

jueves, 15 de enero de 2015

GALLETAS DE QUESO, PIPAS Y NUECES

¡Buenos días! ¿A que con este frío no da ninguna pereza encender el horno? Esta vez lo he puesto a trabajar para hacer unas galletas de queso. Y os lo advierto, es solo para los muy queseros, esos amantes del queso que no lo pueden disimular y que cuanto más fuerte es su sabor más les gusta,¡cómo yo! 





El sabor de estas galletas es intenso, queso azul por todas partes a cada mordisco, acompañado de esa sensación crujiente que le aportan las nueces y las pipas, ¡una delicia!
¿Os vais a atrever a probarlas? ;)




Para hacer estas estupendas galletas me basé en la receta de Gallecookies, un blog genial con recetas de lo más originales y que os recomiendo que visitéis ;)

Para hacerlas necesitamos:
50g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
100g de queso azul
150g de harina
60g de nueces troceadas
10g de pipas peladas
1 huevo
una pizca de sal
orégano seco

Empezamos poniendo la mantequilla y el queso en el recipiente de la batidora con las varillas, y lo batimos hasta que se forme una crema donde ambos ingredientes estén integrados. Yo lo hice en la KA y lo tuve a velocidad 4 un par de minutos aproximadamente.


Dejamos de batir, tamizamos la harina y la añadimos sobre la mezcla que habíamos hecho con el queso y la mantequilla. Con los dedos vamos mezclándolo hasta que el conjunto tenga textura terrosa, como si fueran migas.




Añadimos las nueces troceadas y las pipas peladas, y con ayuda de una cuchara lo distribuimos bien por toda la mezcla.
Después añadimos el huevo, la sal y el orégano.




En la batidora ponemos el accesorio del gancho y lo amasamos todo a velocidad 3 durante 1 minuto aproximadamente.


Sobre un papel film de cocina colocamos la masa hasta formar un rulo. 



Lo envolvemos todo con el film transparente.
Lo metemos al frigorífico un par de horas.

Pasado este tiempo precalentamos el horno a 180º.
Sacamos el rulo de masa del frigorífico, quitamos el papel transparente y troceamos las galletas que tendrán aproximadamente 1cm de ancho.
Las colocamos en la bandeja del horno, sobre una hoja de papel vegetal para evitar que se peguen.
Horneamos 20 minutos (o hasta que veamos que empiezan a dorarse) y le damos la vuelta para tenerlas otros 10 minutos en el horno.

Las sacamos y dejamos enfriar.



Si las probáis ya me contaréis. En casa somos dos y duraron un par de días, ¡están de vicio!
Un beso :D

miércoles, 7 de enero de 2015

SUSHI! MAKIS Y ROLLS

Pues sí, tras meses dándole vueltas me he lanzado y  he hecho sushi casero ;). Propósito de año nuevo del año pasado que he cumplido con algo de retraso :D
Tenía muchas ganas de probar porque me encanta. Encontré dos opciones, comprar todos los elementos sueltos o coger un kit en el que venía todo lo necesario, que finalmente fue la opción que elegí.







Tras trastear por internet y ver vídeos y más vídeos, me lancé a la aventura del sushi casero, y éste ha sido el resultado!!! He empezado haciendo makis y rolls





Necesitamos:
arroz especial para sushi
vinagre de manzana
algas nori
agua de mar Mediterránea (que venía en la Degustabox de diciembre)
aguacate
salmón ahumado
palitos de surimi
queso de untar
sésamo o ajonjoli
1 esterilla de bambú
soja y wasabi para acompañar
palillos para comerlo

Empezamos poniendo a hervir agua suficiente. 1/3 agua de mar Mediterránea que lleva sal y le da un toque de sabor estupendo al arroz, y 2/3 de agua normal.
Cuando rompa a hervir añadimos el arroz y lo dejamos cocer unos 20 minutos.





Pasado ese tiempo lo escurrimos bien para que suelte el agua, lo ponemos en un recipiente alargado, lo mezclamos con el vinagre de manzana y lo dejamos enfriar completamente.





Mientras se enfría vamos cortando el aguacate, el salmón y los palitos de surimi. Esto fue lo que yo le puse de relleno, pero hay infinidad de opciones según vuestros gustos.

Empezamos haciendo los makis, esos que tienen el alga en la parte exterior.
Cuando el arroz esté frío extendemos la esterilla de bambú. Sobre ella ponemos un alga nori, dejando la parte brillante hacia abajo y la rugosa hacia arriba




Con las manos húmedas cogemos una bola de arroz




Y la ponemos sobre el alga, extendiéndola con los dedos y dejando en tres de los laterales del alga un centímetro sin arroz. Y en el otro extremo, unos 4cm para poder colocar parte del relleno: el salmón, el aguacate. Después y ya sobre el arroz, ponemos el queso y el surimi








Una vez colocado empezamos a enrollarlo con la esterilla, presionando ligeramente en cada giro para ir formando un rollito












Con un cuchillo muy muy afilado cortamos el sushi, dejándolo del grosor de un dedo aproximadamente.





Además de hacerlo con el alga por fuera, se pueden hacer con el alga por dentro y que la parte exterior sea arroz. Esos son los denominados rolls.
Para ello formamos una bola de arroz, siempre con las manos húmedas. Lo extendemos con ayuda de los dedos hasta que cubra 2/3 del alga, llegando hasta los extremos del alga en todos los lados menos en uno:




Le damos la vuelta dejando el arroz en contacto con la esterilla, y en la parte donde no hay arroz colocamos el relleno, en este caso puse salmón, aguacate y surimi





Poco a poco y con ayuda de la esterilla vamos enrollándolo, y cuando esté listo los cortamos. 






El último paso sería cubrirlos con semillas de sésamo o ajonjoli.




Para comerlo los acompañamos de soja y wasabi, para los muy valientes porque pica un montón ;)
Y si lo queréis hacer todavía más divertido, evitad los cubiertos y utilizad sólo los palillos :D


Rico rico, me encanta el sushi y en breve intentaré hacer otras variedades más complicadas.
Un beso y que empecéis el año con mucha buena suerte y haciendo realidad todos vuestros propósitos ;)

lunes, 29 de diciembre de 2014

TIMBAL DE PASTA CON QUESO Y MIEL... ¡Y LA DEGUSTABOX!

Buenos días. ¿Qué tal se están dando las fiestas navideñas? Yo no me quejo, disfrutando de la compañía de la familia y amigos, recibiendo algún que otro regalo por haber sido buena y por supuesto, ¡comiendo un montón! Esto es un  no parar. A partir del 2 de enero me plantearé volver a la vida sana ;)






Pero mientras tanto habrá que disfrutar de las ricas comiditas.
Hoy os enseño este plato de pasta cubierto de una mezcla hecha con queso de untar, cebolla frita y miel, una delicia fácil de preparar.

Para hacerla he utilizado miel de la empresa Luna de Miel que venía en la Degustabox de diciembre.





Este mes incluye todos estos productos de alimentación de las siguientes marcas, algunos de ellos de lo más novedosos: agua de mar Mediterránea, monodosis para aliñar ensaladas Maeva, pochas de Gvtarra, barquillos de Gullón, miel milflores de Luna de Miel, posh noodles de Kent´s Kitchen, patatas fritas caseras y supreme de snack El Valle, limón exprimido de Solimón, zumos de Zumosol y pasas cubiertas de chocolate de Delicias de Málaga

Si queréis más información de la Degustabox sólo tenéis que pinchar aquí para entrar en su página web, aquí para su Facebook y aquí para su Twitter con el usuario @Degustabox
Si os animáis a pedir la caja os dejo el siguiente descuento: 0F9OU, para que en lugar de 14,99€ os salga por 9,99€ con los gastos de envío incluidos ;)





Para hacer este plato de pasta necesitamos:(cantidades para dos personas)

100g de espirales
sal
1 lata pequeña de atún al natural escurrido
6 cucharadas de queso de untar
3 cucharadas de miel Luna de miel
3 cucharadas de cebolla frita

Ponemos abundante agua a hervir en una cacerola y añadimos la sal. Cuando rompa a hervir metemos las espirales y las dejamos cocer hasta que estén listas.
Las sacamos y escurrimos con agua fría. 
Añadimos el atún y mezclamos bien.
Formamos el timbal sobre un plato.

En un recipiente mezclamos el queso, la miel y la cebolla.
La ponemos encima de la pasta.





Y listo para comer.
Que disfrutéis un montón de lo que queda de Navidad. Y desde aquí os deseo una feliz salida del año 2014 y una más feliz entrada en el 2015, año en el que seguro muchos de nuestros deseos se van a hacer realidad. ¡Un beso!

sábado, 20 de diciembre de 2014

CANELONES DE ATÚN Y PESTO, ¡EL DESAFÍO!

Buenos días. Día 20 y receta del Desafío en el Cocina en marcha! Este mes nos han retado a hacer canelones. Y yo tan feliz porque es mi comida salada favorita. Me gustan en todas sus versiones y variedad de rellenos siempre y cuando sean caseros ;)




Recuerdo cuando era joven (todavía más joven que ahora, jajaja) y aún vivía en casa de mis padres, el día de mi cumpleaños mi madre siempre me preguntaba "¿Qué quieres que te prepare de comer?" Y año tras año le respondía lo mismo "¡Canelones!"
Algún que otro domingo a lo largo del año también nos los preparaba. Y recuerdo que me tomaba mi tiempo para comérmelos, saboreando cada bocado como si fuera la comida más rica del mundo.

Ahora los preparo yo en casa. Y con lo que me gustan no sé por qué no los cocino más a menudo ;)




Es tal mi afición por los canelones que siempre que se me vienen a la cabeza pienso que me podría comer un buen plato, aunque en ese momento no tenga nada de hambre.
¡Es que soy muy fan!

Me encanta variar y experimentar con diferentes rellenos, pero mis favoritos son como los prepara mi madre, con atún y tomate. Yo los he adaptado a mis gustos y también les añado un poco de salsa pesto.
Os cuento la receta.




Ingredientes para dos personas:
Para los canelones:
12 placas de canelones, 6 para cada persona
3 latas de atún escurrido
10 cucharadas de tomate
1 cucharada de salsa pesto

Para la bechamel:
unas gotas de aceite de girasol
4 cucharadas de harina
leche
sal
nuez moscada molida
2 cucharadas de pesto

Queso rallado

Calentemos 1,5 litros de agua, con sal y un poco de aceite. Cuando rompa a hervir metemos las placas de los canelones y las dejamos hasta que se ablanden. Tardan aproximadamente 10 minutos.
Extendemos un trapo de cocina que esté limpio sobre la encimera, y con cuidado sacamos las placas del agua y las vamos colocando sobre el trapo para que éste vaya absorbiendo el agua sobrante.

En un recipiente mezclamos el atún, el tomate frito y el pesto.
En cada placa de canelón ponemos un par de cucharaditas del relleno y los enrollamos. Lo ponemos en la fuente donde los vayamos a hornear dejando la junta hacia abajo.

Precalentamos el horno a 200º

Hacemos la bechamel. En una sartén o cacerola ponemos unas gotas de aceite. Añadimos la harina y poco a poco y sin dejar de remover a fuego medio, vamos incorporando la leche a chorritos hasta que se forme la bechamel con la textura que deseamos.
Añadimos la sal, la nuez moscada y la salsa pesto, removemos un poco más para que todo se integre y retiramos del fuego.
Extendemos la bechamel sobre los canelones, añadimos queso rallado y horneamos hasta que el queso empiece a tostarste. En mi horno es necesario poner un par de minutos el grill para que se gratinen.




Son una delicia, se me hace la boca agua cada vez que pienso en los canelones, jeje.
Si queréis ver las recetas del resto de compañeros del Desafío, sólo tenéis que pinchar aquí.



¡Un beso!

 

Blog Template by YummyLolly.com